Chrome Firefox Internet Explorer Opera

Lamentablemente no es posible acceder a Soria Natural desde Internet Explorer 7, actualiza tu navegador a la siguiente versión o prueba las alternativas que aquí te ofrecemos!

Muchas Gracias

Material divulgativo

En esta sección encontrarás toda la información de tu interés: artículos publicados,
entrevistas a profesionales relevantes del sector, información sobre nuestros productos?

Dieta Antiinflamatoria

La inflamación es una reacción de defensa de nuestro organismo frente a cualquier agente agresor (un virus, una bacteria, un traumatismo o cualquier elemento tóxico) que produce una lesión. Su objetivo es eliminarlo y restaurar la estructura y la función del tejido dañado.

Esta respuesta, que es beneficiosa cuando es breve y se limita a la zona dañada, se puede volver perjudicial para el organismo si persiste el estímulo desencadenante y se prolonga su duración. Es lo que se denomina inflamación crónica. En estos casos, la inflamación se convierte en un proceso muy complejo, cuyas manifestaciones clínicas no son tan visibles como en la inflamación aguda, que contribuye al desarrollo y mantenimiento de muchas enfermedades crónicas como la ateroesclerosis, el cáncer, la artritis reumatoide, la obesidad o el síndrome metabólico, entre otras.

Aunque no se conoce muy bien cómo se inicia este proceso crónico, existen una serie de factores como la vida sedentaria, la obesidad, el tabaquismo o una dieta inadecuada, que pueden favorecer su aparición.

Actualmente, existe suficiente evidencia en relación a cómo determinados alimentos y nutrientes, pueden actuar como antiinflamatorios o proinflamatorios al modular la respuesta inflamatoria.

Una dieta equilibrada favorece el funcionamiento óptimo del sistema inmunitario. Se ha observado que la dieta mediterránea, con alto consumo de fruta y verdura, cereales integrales, frutos secos, pescado -preferentemente azul- aceite de oliva y consumo moderado de vino tinto, puede tener un efecto protector frente a determinadas enfermedades relacionadas con la inflamación. Hay que disminuir el consumo de carne y evitar las grasas saturadas y trans, los azúcares simples y los cereales refinados. Este tipo de alimentos aumentan la producción de determinadas moléculas que activan el proceso inflamatorio.

Alimentos y nutrientes que pueden ayudar a modular la inflamación

- Frutas y verduras:

- Frutos secos: Contienen ácidos grasos insaturados, fibra, L-arginina (precursor del ácido nítrico) y otras moléculas antioxidantes y antiinflamatorias. Algunos estudios han constatado la capacidad de los frutos secos, especialmente las nueces, para modular la función endotelial. Se ha observado también la disminución de determinados marcadores de la inflamación.

- Aceite de oliva virgen: Es la fuente más importante de ácidos grasos monoinsaturados. Contiene, además, gran cantidad de compuestos fenólicos de propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, algunos de los cuales disminuyen la producción de ciertas moléculas que intervienen en la inflamación del endotelio de los vasos sanguíneos.

- Ácidos grasos omega 3: La actividad antiinflamatoria de este tipo de ácidos grasos está relacionada, entre otras, con la reducción de la producción de moléculas y mensajeros proinflamatorios y el aumento de la producción de prostaglandina E1 de efectos antiinflamatorios. Los pescados azules son la principal fuente de estos ácidos grasos que también se encuentran en el aguacate, las semillas de lino y de chía.

- Cereales integrales y fibra dietética: En distintos estudios epidemiológicos se ha demostrado una relación inversa entre el consumo de cereales integrales y los niveles de marcadores periféricos de inflamación.

- Plantas y especias: romero, tomillo, té verde, cúrcuma, jengibre. Contienen fitoquímicos, como los ácidos rosmarínico y ursólico, flavonoides, teaflavinas, curcumina, gingeroles, de propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.




Enviar
Volver