Chrome Firefox Internet Explorer Opera

Lamentablemente no es posible acceder a Soria Natural desde Internet Explorer 7, actualiza tu navegador a la siguiente versión o prueba las alternativas que aquí te ofrecemos!

Muchas Gracias

Material divulgativo

En esta sección encontrarás toda la información de tu interés: artículos publicados,
entrevistas a profesionales relevantes del sector, información sobre nuestros productos?

Niños saludables con fitoterapia


La salud de los niños es un motivo frecuente de preocupación para los padres. En muchas ocasiones, ante cualquier malestar se asustan. Por eso, es conveniente que conozcan los trastornos más habituales con el fin de identificarlos y si son de carácter leve saber cómo resolverlos.


La fitoterapia es una manera natural de cuidar a los pequeños de la casa en los casos de los trastornos más frecuentes.


- Catarros o resfriados. 


Son infecciones causadas por distintos tipos de virus, que producen una inflamación de las mucosas de las vías respiratorias. Son trastornos leves que suelen causar tos, dolor de garganta, mocos y obstrucción nasal que dificultan la respiración. Si hay fiebre, no suele ser muy elevada. Para aliviar estas molestias hay plantas medicinales con propiedades antibióticas, antisépticas, balsámicas y antiinflamatorias, como la drosera, el tomillo, el sauco, el malvavisco o la amapola.


- Debilidad del sistema inmunitario. 


Podemos reforzárselo para hacer al niño más fuerte frente a infecciones como otitis, faringitis, gastroenteritis, etc. La equinácea, el propóleo o los hongos con propiedades medicionales, como el Pleurotus ostreatus, son de gran ayuda


- Nerviosismo.


Es importante marcar a los niños unas pautas adecuadas con respecto a la hora de irse a la cama, vigilar el tiempo que ven la televisión o utilizan el ordenador antes de irse a dormir. Para favorecer un buen descanso se debe procurar mantener la calma y propiciar un ambiente relajado. También hay plantas que pueden ayudar en estos casos: la melisa, el azahar, la tila o la manzanilla dulce, son algunas de ellas.


- Malas digestiones y gases.


Una alimentación desordenada y no equilibrada, comer deprisa, masticar mal… pueden hacer que el niño presente gases, sensación de pesadez, dolor «en la tripa», vómitos o estreñimiento. Es fundamental enseñar al niño lo que es saludable y ayudarle a elegir lo que le conviene. Además, le estaremos educando para el futuro y previniendo la aparición de problemas, cada vez más frecuentes, como la obesidad o la diabetes. Plantas digestivas como la melisa, el anís o la angélica entre otras, pueden aliviar estas molestias.


-Falta de apetito. 


Un motivo frecuente de preocupación para los padres es constatar que su hijo no tiene apetito: no come, come mal o come despacio. Para solucionar el problema, hay que tratar de restablecer el ritmo normal de hambre-saciedad. En estos casos, también contamos con la ayuda de plantas como la genciana, la angélica, el jengibre o la hierba luisa.


 




Enviar
Volver