Chrome Firefox Internet Explorer Opera

Lamentablemente no es posible acceder a Soria Natural desde Internet Explorer 7, actualiza tu navegador a la siguiente versión o prueba las alternativas que aquí te ofrecemos!

Muchas Gracias

Material divulgativo

En esta sección encontrarás toda la información de tu interés: artículos publicados,
entrevistas a profesionales relevantes del sector, información sobre nuestros productos?

Cuida la piel en verano

Durante los meses de verano la piel está expuesta a multitud de agresiones externas. Para mantenerla sana, hidratada y protegida debes cuidarla día a día, a ser posible con ingredientes naturales. Con la ayuda de la cosmética elaborada con activos naturales y complementos nutricosméticos adecuados, lucirá luminosa y fresca.

El sol, indispensable para la síntesis de la vitamina D y una buena salud de nuestros huesos, es una fuente peligrosa de radiaciones para la piel. Para protegernos de él debemos aplicar sobre nuestra piel un fotoprotector de un factor adecuado en una cantidad generosa, renovándolo cada dos horas.
Si pese a todas las precauciones al final se produce una quemadura, podemos utilizar un producto específico a base de plantas que tengan propiedades emolientes, antiinflamatorias y cicatrizantes como la caléndula, el llantén o la milenrama.

Las vitaminas y minerales son claves en el estado de nuestra piel. La vitamina C, por ejemplo, es necesaria para la formación del colágeno, la proteína que le da la elasticidad. La vitamina E neutraliza la acción dañina de los radicales libres. Entre los minerales, destacan el selenio, potente antioxidante, y el azufre que es necesario para la síntesis de la queratina, el componente principal de las capas externas de la piel.

Los aceites esenciales, en uso externo, pueden ser grandes aliados para hacer frente a diversos problemas de nuestra piel. Es el caso del árbol del té que, con propiedades antisépticas, fungicidas y antiserborréicas, es muy útil en caso de hongos, picores de la piel o acné. También es un reconocido repelente de insectos.

Son perfectas, en forma de mascarillas, para mantener la piel limpia. La arcilla blanca, compuesta fundamentalmente por caolín, ayuda a limpiar impurezas, actúa como exfoliante y aporta luminosidad y un efecto tensor. Por su parte, la arcilla verde, es muy útil para pieles grasas y mixtas por su efecto regulador del exceso de grasa. Es ideal para eliminar los puntos negros y las células muertas.

Son dos ácidos grasos esenciales poliinsaturados que nuestro organismo no puede producir y que debemos introducir a través de la alimentación o mediante algún complemento. Son nutrientes esenciales para mantener la hidratación de la piel y nos protegen del envejecimiento prematura y las arrugas.

La exposición prolongada al sol durante el verano se traduce en un aumento perjudicial de los radicales libres. Para luchar contra ello podemos tomar antioxidantes naturales como el resveratrol, una molécula que se encuentra en la piel y las semillas de uvas negras, o la astaxantina, un pigmento que podemos extraer de un alga, con elevada capacidad antioxidante y conocida como la “molécula de la belleza”. La coenzima Q10 es otra molécula que también nos protege del envejecimiento prematuro.

Una de las agresiones más habituales que sufre nuestra piel durante el verano es la picadura del mosquito. Para protegerla hay algunas plantas que nos pueden ayudar como la andiroba o la citronela utilizados tradicionalmente como repelentes de insectos. Si no podemos evitar la picadura, los extractos de algunas plantas, como la ortiga o el hipérico, tienen propiedades calmantes y emolientes para aliviar las molestias.

¿SABÍAS QUE…?
La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo. Supone aproximadamente un 16 % del peso corporal. En un adulto medio tiene una superficie de unos dos metros cuadrados.




Enviar
Volver