Chrome Firefox Internet Explorer Opera

Lamentablemente no es posible acceder a Soria Natural desde Internet Explorer 7, actualiza tu navegador a la siguiente versión o prueba las alternativas que aquí te ofrecemos!

Muchas Gracias

Material divulgativo

En esta sección encontrarás toda la información de tu interés: artículos publicados,
entrevistas a profesionales relevantes del sector, información sobre nuestros productos?

Energía para todos

La energía se puede definir como la capacidad para realizar un trabajo. El organismo obtiene la energía a partir de dos fuentes: del metabolismo de los alimentos que ingerimos o de las reservas corporales. El cuerpo la emplea para llevar a cabo todas sus funciones: muscular, digestiva, nerviosa, construcción y mantenimiento de los tejidos, producción de calor y mantenemiento de la temperatura corporal, etc. Esto le va a permitir llevar a cabo la actividad cotidiana: estudiar, trabajar, hacer deporte, etc.

En determinados momentos, y dependiendo de la edad, el tipo de trabajo, las actividades extra que se realizan, la práctica de deporte, etc., el organismo puede sentir que le falta la energía para trabajar adecuadamente. Se encuentra cansado y fatigado, con falta de vitalidad, y tiene dificultades para llevar a cabo incluso las tareas más sencillas.

La falta de energía puede deberse a múltiples causas. Algunas personas, al llegar un cambio de estación, experimentan lo que llamamos astenia y notan ese cansancio y falta de vitalidad. Esta situación suele remitir en pocos días, y se debe a la dificultad del organismo para adaptarse a los cambios climáticos (temperatura, luz, humedad,…) que se presentan en esta época del año. Otras veces, la falta de energía se debe a alguna enfermedad orgánica (cardíaca, pulmonar, infecciones.etc ), o una depresión. Tampoco hay que olvidar que una alimentación deficitaria, en la que se consumen muchos productos refinados y procesados, también puede ser causa de astenia y cansancio ya que se agotan las reservas de ciertos nutrientes que solo están en las frutas y hortalizas frescas.

Por tanto, para mejorar esta falta de energía, además de corregir la causa, si la hay, es conveniente llevar una alimentación equilibrada en la que, junto con las proteínas, hidratos de carbono y grasas, se incluyan vegetales que aportan las vitaminas y minerales que no se obtienen con alimentos más elaborados. El consumo de algunos energizantes naturales, siempre como complemento de esa alimentación equilibrada, puede hacer más llevadera esta situación.

LOS ENERGIZANTES…
EN LOS NIÑOS
Los niños suelen gozar de buena salud. Están en una etapa de rápido crecimiento y desarrollo, y les gusta jugar y hacer deporte. Esto, unido a la actividad intelectual, hace que consuman gran cantidad de calorías y nutrientes que deben ser repuestos mediante una alimentación equilibrada. En determinadas circunstancias puede ser útil algún complemento natural a base de jalea real, miel, propóleo, polen, vitaminas y minerales.

Algunos de los beneficios que pueden proporcionar estos complementos a los niños son:


EN LAS PERSONAS MAYORES
Con el paso de los años, el organismo se va deteriorando y al llegar a esta edad, se hacen más perceptibles ciertos cambios que hacen que la persona no pueda rendir igual. Los problemas de masticación, la disminución del sentido del gusto, en algunos casos los problemas de movilidad que dificultan tareas como la compra o la preparación de las comidas, la soledad, el aburrimiento …son factores que hacen que estas personas no se alimenten bien y que no tengan los nutrientes necesarios que les proporcionen la energía suficiente.

EN LOS ADULTOS
La sociedad actual impone un ritmo de vida frenético y competitivo que en determinadas situaciones puede llegar a agotar tanto física como mentalmente. Horarios prolongados de trabajo con comidas rápidas, dificultad para atender las tareas domésticas, familiares y laborales, trabajos físicos extenuantes, consumo excesivo de excitantes (tabaco, café, alcohol)…Puede venir bien una ayuda en forma de suplemento que proporcione la energía extra que el organismo necesita.

EN LOS DEPORTISTAS
La práctica habitual de deporte, y más si éste es de competición, requiere algunos suplementos que además de aumentar la fuerza y la resistencia muscular, ayuden a una mejor recuperación. La glutamina, la inosina y el ácido pangámico o vitamina B15, conocido como la vitamina antifatiga de los deportistas, son algunas de las sustancias que contribuyen a optimizar el rendimiento muscular. Otros nutrientes especialmente beneficiosos para los deportistas son las vitaminas del grupo B y el magnesio, necesarios para el funcionamiento adecuado de las vías metabólicas celulares encargadas de producir energía, y el cromo que facilita la entrada de glucosa y proteínas en la célula. Los aminoácidos también son muy importantes para los deportistas. Los aminoácidos ramificados como la leucina, valina, isoleucina mejoran la masa muscular.

ALGUNAS PLANTAS MEDICINALES Y SUPLEMENTOS NUTRICIONALES
La fitoterapia nos ofrece plantas que pueden aumentar nuestra vitalidad, como el ginseng, el eleuterococo, el romero o el té verde. La alfalfa es una planta que aporta vitaminas y minerales. Los productos de la colmena: miel, jalea real, polen y propóleo, son suplementos naturales de reconocidas propiedades vigorizantes, entre otras.


 




Enviar
Volver