Chrome Firefox Internet Explorer Opera

Lamentablemente no es posible acceder a Soria Natural desde Internet Explorer 7, actualiza tu navegador a la siguiente versión o prueba las alternativas que aquí te ofrecemos!

Muchas Gracias

Material divulgativo

En esta sección encontrarás toda la información de tu interés: artículos publicados,
entrevistas a profesionales relevantes del sector, información sobre nuestros productos?

Combatir la obesidad

La obesidad se define como el exceso de adiposidad. Para cuantificarla se utiliza el llamado Índice de Quetelet o Índice de Masa Corporal (IMC) que se calcula dividiendo el peso en kg por las talla al cuadrado en metros. El resultado normal debe oscilar entre 18 y 25. Valores por encima entre 25 y 29,9 indican sobrepeso y por encima de 30, obesidad. El significado clínico del Índice de masa corporal viene dado por su correlación con la salud. A partir de un IMC de 30, cuando mayor es el valor, mayor es la incidencia de enfermedad.

La distribución de la grasa es otro factor que se correlaciona con el riesgo de enfermedad de forma más directa. Se diferencian dos tipos principales de obesidad.

El aumento de la grasa abdominal se asocia a un estilo de vida nocivo basado en el consumo excesivo de azúcares y de alimentos, en general, con un Índice glucémico elevado -es decir, que elevan la glucosa y la insulina en sangre-  combinado con el sedentarismo y el estrés. Las dietas repetidas se asocian al efecto yoyó y también parecen agravar el problema. El alcohol y la comida rica en hidratos y en grasas de mala calidad, típicos de la comida rápida procesada, parecen favorecer un estado de sobre-expresión de moléculas inflamatorias por el hígado, en particular del llamado FNḳB (Factor Nuclear kappa B), responsable de la resistencia periférica a la insulina. La elevación del FNḳB provoca un aumento de los niveles de insulina con una dificultad creciente para movilizar la grasa almacenada y una tendencia a almacenarla. El cambio en el estilo de vida, con un aumento de la actividad física, la reducción en el consumo de hidratos de índice glucémico alto y el consumo de antiinflamatorios exentos de efectos adversos, como los medicamentos homeopáticos, pueden ser de utilidad.

Medicamentos homeopáticos

Los medicamentos homeopáticos son capaces de reducir la sobre-expresión del Factor Nuclear Kappa B. Los más indicados en caso de obesidad abdominal son la nuez vómica (Nux vómica), el arsénico (Arsenicm album), el cardo mariano (Silybum marianum), el diente de león (Taraxacum officinale) o el Chelidonio (Chelidonim majus). Convenientemente mezclados en diluciones bajas, en forma de drenadores homepáticos, puede marcar la diferencia a la hora de reducir la grasa abdominal. Si la obesidad es de tipo pera, entonces se utilizarán medicamentos homeopáticos dirigidos a tratar la inflamación asociada al estasis venoso y la celulitis asociada como por ejemplo la Pulsatilla pratensis, la Hammamelis o el Aesculus hippocastanum.

En todos los tratamientos dirigidos a la movilización de la grasa, es conveniente asociar medicamentos drenadores renales y linfáticos para mejorar la eliminación de las toxinas lipososubles asociadas a la grasa. Como ejemplo de cepas drenadoras renales tenemos Berberis, Solidago virgaurea o Equisetum arvense y como drenadoras linfáticas, Juglans regia, Sarsaparrila o Scrofularia nodosa. Deben siempre acompañarse de una buena hidratación (2-3 litros de agua al día). Una buena depuración puede ser clave para frenar la tendencia a recuperar el peso.




Enviar
Volver