Chrome Firefox Internet Explorer Opera

Lamentablemente no es posible acceder a Soria Natural desde Internet Explorer 7, actualiza tu navegador a la siguiente versión o prueba las alternativas que aquí te ofrecemos!

Muchas Gracias

Material divulgativo

En esta sección encontrarás toda la información de tu interés: artículos publicados,
entrevistas a profesionales relevantes del sector, información sobre nuestros productos?

Ojo seco, soluciones naturales

El ojo seco es el motivo de consulta más frecuente en oftalmología. Se trata de una disfunción del lagrimal que provoca que, o bien por un déficit en la calidad o en la cantidad de la lágrima, la superficie ocular no esté correctamente protegida. Eso provoca malestar y problemas visuales que afectan a actividades cotidianas del día a día como leer, utilizar el ordenador o conducir de noche.

El síndrome del ojo seco tiene mayor prevalencia en personas de edad avanzada. Suele ser más común a partir de los 50 años y es más frecuente en mujeres. El uso de lentillas, intervenciones oculares con láser, el uso continuado de pantallas (tablets, ordenadores, móviles…) y los ambientes secos, con calefacción o aire acondicionado, son también factores de riesgo que están detrás de la sequedad ocular.

6 SÍNTOMAS DEL OJO SECO

  1. Irritación, escozor y picor
  2. Sensación de arenilla en los ojos
  3. Visión borrosa
  4. Sensibilidad a la luz
  5. Enrojecimiento e intolerancia a las lentillas
  6. En ocasiones, secreción blanquecina o lagrimeo

6 FORMAS DE PREVENIRLO

  1. Mantén una buena higiene palpebral, así eliminarás el exceso de bacterias y de grasa de los bordes de los párpados, que pueden empeorar la calidad de la lágrima.
  2. Parpadea intencionadamente con frecuencia. Mientras trabajamos frente a una pantalla, nuestro número de parpadeos se reduce, por lo que el ojo se reseca más. Intenta parpadear cerrando totalmente el ojo para que se pueda repartir bien la lágrima por la superficie ocular.
  3. Si trabajas muchas horas frente a una pantalla, haz pausas. Puedes seguir la regla del 20, es decir, descansa la vista cada 20 minutos, mira a una distancia de 20 pies (6 metros) durante 20 segundos.
  4. Utiliza gafas de sol para protegerlos de viento y del sol.
  5. Usa humidificadores, la calefacción o los aires acondicionados resecan el ambiente y, por lo tanto, lo ojos.
  6. Incorpora a tu dieta ácidos grasos omega-3, como el pescado azul o las semillas de lino, notarás cierta mejoría en la sequedad ocular.

MAQUI, BAYAS CONTRA EL OJO SECO

El maqui (Aristotelia chilensis) es un pequeño árbol que abunda en los bosques de la Patagonia de Chile y Argentina. Considerado como un árbol sagrado por los mapuches, sus frutos, unas pequeñas bayas de color morado, han sido usadas por ellos por sus propiedades medicinales y nutritivas.

Estas pequeñas bayas, redondeadas y de color púrpura destacan por su contenido en antocianidinas, y más concretamente en delfinidinas. Además, de tener un alto contenido en nutrientes, son ricas en fibra y son fuente de minerales como el hierro, el potasio, el calcio y el fósforo.

Diversos estudios han constatado que el extracto de bayas de maqui aumenta significativamente la generación de líquido lagrimal, mejorando los síntomas relacionados con el ojo seco como la fatiga y la sequedad ocular, gracias a su elevado poder antioxidante.

Además de sus beneficios sobre la visión, las bayas de maqui también tienen propiedades antiinflamatorias, pueden ayudar a fortalecer el sistema inmunitario y tienen un efecto antiaging.

Hay algunos otros nutrientes que son imprescindibles para mantener la salud ocular. Es el caso del zinc, que está presente en el ojo en altas concentraciones, protege a las células frente a los daños oxidativos contribuyendo al mantenimiento de la visión y participa en el metabolismo de la vitamina A, que es esencial para la vista.

El selenio también es un elemento traza esencial que actúa como antioxidante, ejerciendo un efecto protector de la visión.




Enviar
Volver